Club Montaña Topatras

 

 

MONTAÑA

 

 

PORTADA

CLUB
Historia
Situación

Instalaciones
Noticias

Hazte socio

SECCIONES
Escalada
Senderismo
Montaña
Bicicleta

INFORMACIÓN
Competiciones
Salidas

FORO

ENLACES

GALERIA FOTOGRAFICA

CORREO

 

Ya que la sección de Alta Montaña del club tiene fijación por los Pirineos, incluimos en esta página una crónica de la últimas ascensiones en el Parque Nacional de Ordesa- Pirineo Central (Huesca). Fotos las podreis encontrar en la galería.

Propongo una ruta de tres días de duración por las altas cumbres de Ordesa, tomando como conexión el nombre de tres ilustres franceses que dejaron su huella en el Parque.(Dos por sus estudios y ascensiones y una a cincel)
El punto de partida es el refugio de Góriz y el final se encuentra en el monumento a Lucien Briet, en la entrada del Parque.

1ª Jornada. Góriz-Soum de Ramond-Góriz:
Partiendo del refugio en dirección a Collata Arrablo (collado Superior de Góriz), al alcanzar este encontramos un mojón que nos señala los dos ramales de la GR-11. Tomamos el de la izquierda, el que asciende hacia la vira de las Olas, dejando a nuestra derecha el que desciende hacia la Fuen Blanca. Tras pasar los barrancos de Churros , de las Mallatas y de los Sarrios, ya vemos, hacia el este, el contrafuerte que tendremos que superar. Continuamos siempre siguiendo las marcas rojas y blancas de la GR, a nuestra derecha vemos el cañón de Añisclo, y las águilas ya vuelan por debajo de nosotros. Llega un momento en el que el sendero deja de ganar altura y comienza a descender levemente. Tenemos que localizar el único punto débil del farallón. Un cairn en el camino, a la altura de una roca oblicua, nos indica que tenemos que abandonar la senda y trepar por una chimenea ancha y fácil que nos sitúa en la pedrera que da acceso a la Punta deras Solas (Punta Las Olas). Se asciende en dirección NO para alcanzar la antecima rocosa (donde está situada la sima situada a más altitud de Europa) y llegar a la Punta deras Solas (3022 m ). Desde allí el Pico Pineta (rebautizado como Soum de Ramond en honor al pireneísta Louis Ramond de Carbonnières) ofrece su mejor perspectiva. Debemos bajar en dirección NO hacia el valle que baja hacia los picos Rabadá (Mallo Tormosa) y Navarro (Punta Tormosa), rebautizados Baudrimones. Nada más traspasar los grandes bloques, debemos tomar una pala de nieve que asciende hacia el Pico Pineta, girando un poco hacia la izquierda para alcanzar la cresta que nos conducirá hasta la cima, llegando al objetivo de la primera jornada , Pico Pineta (3.259 mts. Soum de Ramond )
Para regresar a Góriz tenemos tres opciones: regresar por el mismo itinerario, pasar al Monte Perdido por el Cuello del Perdido o la arista SE o bajar al refugio pasando por el Glaciar de Arrablo y la vía de las escaleras.

2ª Jornada. Góriz- Breca Roldán-Sarradets.
Si bien hay varios itinerarios para ir desde Góriz hasta la Breca, el que propongo quizás sea el más audaz, pues discurre por todos los tresmiles situados entre el Pico Plan de Marmorés (Marboré) y la Punta Corral Ziego (El Casco).
Partiendo del Refugio de Góriz, tomamos la ruta normal del Perdido, que asciende en dirección Noroeste por un camino bien marcado. Ascendemos en zigzags salvando los primeros fuertes desniveles. Una vez ya dentro del barranco de Góriz dejamos a nuestra derecha la ruta de las escaleras. Tras pasar por la ciudad de piedra (pequeño laberinto de grandes bloques pero bien señalizado), se toma dirección NE, cruzando por encima de una pequeña cascada. Ascendemos suavemente por una faja que rodea por el suroeste los contrafuertes del Zilindro hasta que llegamos a una especie de embudo. Subimos directamente hacia el Marboré (3.252 ms) que ya vemos. Desde su cima ( tan amplia que incluso el ejército napoleónico podría maniobrar...) se baja hacia el oeste, para subir a la Punta deras Crepas (3.088, Oriental de la Cascada). Un poco hacia el sur, se alcanza la Repunta deras Bruixas (3.108 ,Central de la Cascada) y el Pico dera Ura ( 3.098 Occidental de la Cascada). Antes de abandonar este pequeño circo, sin desnivel y desde este último pico, hacia el este, se alcanza la Peña Portiella (3.075, Espalda de Marboré). Hay que buscar un destrepe hacia el sur que nos coloca en una fajeta, dirigiéndonos hacia el este. Sin perder altura continuamos teniendo a nuestra derecha una muralla que nos separa de Francia y a nuestra izquierda una sucesión de gradas o fajas que escalonadamente, descienden hacia la Planeta Millaris. Llega un momento en el que la faja no tiene continuidad, por lo que hay que destrepar por una chimenea (cairn arriba y abajo) con buena roca, de unos 15 metros de altura, que durante el deshielo incorpora ducha. Alcanzamos así otra faja que nos conduce hacia los corredores de acceso a la Torre Faixón ( 3.015, La Torre) y a la Punta Corral Ziego (3.012, El Casco). Continuando por la faja, alcanzamos un collado desde el cual, y por el Paso de los Sarrios (una cadena facilita el paso en verano- con mucha nieve suele estar tapada-) alcanzamos la Breca de Roldán (Brecha).
Enclave natural cargado de leyendas, contrabando y tristes historias de emigración. Muchos personajes traspasaron esta puerta entre Francia y España. Uno no muy conocido, pero sí con interés fue la “condesa grafitera” o Marie-Caroline de Naples,
Duchesse de Berry que el 29 de agosto de 1828 organizó, desde Gavarnie, una ascensión a la Breca con su séquito de 50 personas. Cuenta Alberto Martinez Embid en su libro “La Brecha de Rolando ” (ediciones desnivel) que parte de la comitiva realizó la excursión subida en palanquines y sillas portadas por aguerridos montañeses, pero que nuestra condesita llamó la atención por su destreza en la ascensión y por calzar albarcas de esparto, apoyarse en bordón y tocarse con la típica boina bearnesa. Quedaron grabados a cincel los nombres de los nobles que hicieron esa incursión en tierras hispanas, en la vertiente española de la Breca, en la falda meridional del casco(están a la altura de otro graffiti, este mas moderno y antiestético, que con pintura, indica: parque nacional). Una vez rendidos honores ante la duquesa, descendemos la vertiente francesa, por el glaciar de la brecha, hacia el refugio de Sarradets, que si bien no se ve desde la brecha, queda debajo de nosotros. (si se desea vivaquear, hay numerosos lugares bajo Picalayuela (Pico Bazillac) en la vertiente hispana, y una cueva excavada en la roca para dos personas en la gala.)

3ª Jornada Sarradets-Taillón-Carriata-Monumeto a Lucien Briet.
Tras despedirmos con un “au revoire” de nuestros anfitriones franceses, subimos por el nevero que nos separa de la Breca. Abandonamos el Parc National des Pirenées para entrar de nuevo en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Nada más traspasar la Breca, giramos al Oeste y recorriendo la base de Picalayuela alcanzamos la falsa Brecha (Si bien todas las referencias recomiendan rodear el Mallet (Dedo) por el norte, con nieve en buenas conciones es más cómodo hacerlo por el sur, aunque la primera opción tiene más “ambiente”). Una vez superado el dedo se llega hasta la ancha cresta que sin complicaciones, nos lleva hasta la Punta Negra (3.146Taillón). Al Oeste tenemos los dos Cabietos; el Norte y el Sur (3034 y 3036 mts). Si se tiene afán coleccionista, descendiendo por la cresta del Taillón podemos bajar por un empinado corredor que nos sitúa en el colladito que da acceso a la cresta de los Cabietos. La otra opción es continuar descendiendo por la cresta del Taillón ( ¡hay innumerables fósiles marinos, a más de 3.000 metros de altitud! ) hasta llegar al collado blanco, al pie de Punta Blanca o Pico Blanco. Desde aquí, y por el Barranco Royo, descendemos hacia una amplia planicie circular – Plana Catuarta-. Según las condiciones de nieve o agua, se atraviesa o rodea esta plana para llegar a un collado denominado con varios nombres: Collata dero Pilón, Pilón dera Catuarta, Grallera dero Pilón o Torre de Lassus (y nos volvemos a encontrar con un topónimo francés, un noble que quiso, mediante un gran mojón de piedras meticulosamente colocadas, delimitar sus tierras). Hacia el sur vemos un pequeño valle que va llevando el agua hacia el Barranco de Carriata. Descendemos por este impresionante (más por su orogenia que por sus dimensiones) valle hacia Auguas Tuartas . El agua que se va acumulando va serpenteando en el fondo del valle, alcanzando su cauce una profundidad y quietud impropias de estas alturas. Hay que seguir bien los cairns pues en muchas ocasiones no se puede cruzar el cauce. La solución al misterio de tan extraño comportamiento del agua la encontramos en el estruendo que forma cuando toda ella desaparece bajo una piedra caliza muy fragmentada por la erosión. Ese agua volverá a aparecer, muchísimos metros más abajo, formando el barranco de carriata. Hay una marca espeleológica en la entrada de la sima. Continuamos hacia la salida de este pequeño valle y en la barrera ¿morrena? carstica hay que descender justo por debajo de donde empieza la Faixeta Coma Barrau (Faja de las Flores), es decir, por la izquierda. Ojo pues hay algunos mojones que no indican un camino cierto del todo. Desde allí ya vemos el Rincón de Salarons, y en la misma dirección que llevamos, tras pasar la pradera que desciende, tomar el sendero que nos baja por Carriata. Si son espectaculares las vertiginosas paredes que la naturaleza ha formado en este lugar, no lo es menos la audacia del genero humano para encontrar la forma de superarlas. Rápidamente se va perdiendo altura por un sendero en zig-zag. Hay un momento en el que se puede optar el continuar mediante las clavijas o con la ayuda de un cabe en la Faixeta. Cualquiera de las dos opciones no tiene mayor dificultad. Poco a poco el camino se hace cada vez más evidente hasta que cruzamos el cauce del barranco de Carriata. Parada para echar un trago (ya nos olvidamos de tener que poner sales al agua, se supone que ya arrastra cachos caliza...) y ya podemos empezar a abrazar árboles, pues desde hace días no hemos tenido esa oportunidad. Dejamos a la izquierda la Faixa Luenga y a la derecha el Tozal dero Mallo. Nos adentramos en el bosque que nos conducirá hasta...la carretera!!. La cruzamos rápidamente pues en llano y asfaltado es difícil caminar y tal como nos indica un cartel nos dirigimos al Monumento a Lucien Briet, dando por finalizada esta ruta en honor a tres ilustres franceses.

He omitido citar tiempos, pues con mi mala costumbre pireneísta de pararme e investigar todo lo que llama mi atención, destrozo todas las previsiones de horarios. Cualquier persona, con unas condiciones físicas aceptables y cierta experiencia, puede realizar esta ruta. Ante todo hace falta tener ganas y vigilar las condiciones atmosféricas y del terreno.

También evito reflejar la visión que se tiene desde cada una de las cimas. Cada paso dado en esta ruta es inolvidable.

Esta ruta acepta muchas variantes, itinerarios y direcciones.

Toponimia y altitudes, siempre discutibles, del mapa turístico de Prames 1: 25.000.

Crampones y piolet en toda estación y condición.

Del 11 al 13 de junio de 2003.
OniO

RAQUETAS DE NIEVE
La utilización de las raquetas de nieve es una técnica cada vez más extendida , pero es un método de caminar sobre el medio invernal tan antiguo como los primeros pobladores de zonas frías. Básicamente consiste en colocarse en los pies unos aros con un entramado central sobre el que nos apoyamos. Esto permite que, al abarcar una mayor superficie de nieve, nuestro cuerpo no se hunda en la misma. En nieve blanda recién caída, las raquetas son el único sistema que nos permiten caminar sin tener que levantar las rodillas a cada paso.

Su especial diseño aumenta la separación entre las piernas, lo que hace que caminar con ellas precise un corto periodo de adaptación ,así evitaremos tropezones inoportunos y agujetas en músculos que apenas utilizamos cuando caminamos sin ellas.

Se deben de utilizar tanto por comodidad como por seguridad.

Donde practicarlo
El terreno ideal es la media montaña sin grandes pendientes.
Los itinerarios adecuados son los relativamente llanos, siempre nevados y fáciles de recorrer. Bosques nevados, profundos valles, caminos o pistas forestales, serán los espacios perfectos para disfrutar de un paseo con raquetas.
Las raquetas de nieve no están pensadas para salvar grandes desniveles ni para andar por suelos duros.
Por ello no son el medio ideal para realizar ascensiones de alta montaña, aunque nos ayuden en las aproximaciones.
Con la práctica y con unas raquetas adecuadas, se pueden afrontar todos los terrenos por los que pasa un excursionista, incluidas pendientes de hasta 30 ó 35 grados. Incluso se puede correr, saltar, deslizar por pendientes fuertes, superar obstáculos... es la parte divertida y lúdica de las raquetas.

Precauciones.
Las raquetas de nieve no revisten ningún peligro particular, ya que se trata tan sólo de caminar.
Las recomendaciones son las generales a cualquier actividad invernal:

No salir solo, conocer la ruta y controlar el tiempo y las condiciones atmosféricas.
La velocidad media es lenta, por lo que es necesario pensar en el tiempo de regreso. Prestar atención a las posibles trampas de un suelo cubierto por la nieve; agujeros entre piedras, ramas, arroyos escondidos bajo la nieve nos pueden dar más de un susto.
Evitar las placas de hielo.


Tipos de raquetas:
Las raquetas han sufrido espectaculares variaciones en cuanto a diseño y materiales de construcción en los últimos años.
Los marcos de madera han sido sustituido por plástico o aluminio, materiales resistentes y ligeros que no necesitan mantenimiento y que no sufren alteraciones significativas por los cambios de temperatura..
Algunos modelos han añadido a la estructura base, componentes como puntas laterales y centrales, a modo de crampones, para evitar resbalones en nieve dura.
Las correas de sujeción han sido suplantadas por fijaciones que permiten levantar y torsionar completamente el pie y facilitar la marcha.
Podemos encontrarnos con varios tipos de raquetas según sus sistemas de fijación al calzado:

Por correas. Es el método más tradicional, hoy incorporadas en una moderna estructura.
Zueco de goma blanda. De distintas medidas, amoldable a cualquier tipo de calzado, ideal para paseos cortos y sin complicaciones.
Por correas sobre plantilla de plástico rígido. Acoplables a cualquier tipo de calzado, garantizan una mejor sujeción del pie.
Fijación automática sobre la misma plantilla rígida. Uso restringido a calzado con muesca para crampones automáticos.
Sistema parecido al del esquí nórdico. Pensada para la competición, deberá adquirirse también el calzado adecuado.

Su peso oscila entre los 0,4 a 2 Kg. en los modelos más sofisticados.

Colocación de alzas y fijaciones:
La fijación anterior siempre estará sujeta a la punta de la bota.
En las raquetas que se comercializan actualmente existe la posibilidad de dejar el talón de la bota suelto o unido a la plataforma de la raqueta.

Talón suelto: Lo emplearemos para llanear o subir, la parte trasera de la raqueta ira arrastrándose.
Talón sujeto: Lo emplearemos para bajar. La parte trasera de la raqueta se fijará con más fuerza a la nieve y evitaremos traspiés y desequilibrios.

También prácticamente todas las nuevas raquetas incorporan un alza, al estilo de los esquís de montaña.

Alza baja: Para llanear y bajar.
Alza subida: Para ascender, así el pié adoptará una posición horizontal respecto a la pendiente.

Calzado:
Lógicamente, al desarrollarse la actividad en un medio invernal, las botas serán las adecuadas; de plástico o cuero hidrófugo para grandes travesías y serán suficientes las normales de senderismo para cortos paseos.
Es recomendable el uso de guetres o polainas.
Como todavía no han inventado antiboots para las raquetas y se suele formar zueco, en determinadas nieves es aconsejable frotar la base de la raqueta con parafina o cera de esquí de fondo.

Técnica en su utilización:
Se debe caminar pasando una raqueta sobre la otra sin arquear las piernas.
En pendiente de bajada, hundir ligeramente los talones abriendo las piernas para evitar resbalar.
La marcha debe ser normal, no andar levantando las rodillas exageradamente, lo que cansa mucho, o andar con las piernas abiertas (sufren los abductores).
El paso tiene que ser natural, la forma de las raquetas está pensada para ello.
Si el terreno es poco empinado, puede arrastrarse ligeramente la cola de la raqueta para evitar la fatiga.
En las bajadas, las rodillas han de estar un poco flexionadas, el cuerpo recto y los hombros hacia delante.
Un par de bastones de esquí ayudan a mantener el equilibrio.

(Esto no pretende ser un escrito magistral de nada, sólamente mi corta experiencia y alguna información que he recopilado)
Y ya no queda más que pillarse unas ( ya las alquilan en muchos lugares del Pirineo; empresas de aventura, asociaciones de guías, clubs de montaña, hoteles, etc..) y a disfrutar de la maravillosa naturaleza.

OniO

La expedición Canarias 8.000 holla el G-II con Juan Diego Amador al frente
21/07/2003
El montañero lagunero logra en menos de un año alcanzar otro "grande"

Juan Diego Amador, acompañado del asturiano Chus Cubillas, se convirtió ayer en el primer tinerfeño que holla dos veces un ‘ocho mil’ con la llegada a la cima del G-II en Pakistán, sobre las 8.30 horas (local) de la mañana.

Diario de Avisos
Santa Cruz

Con ello la expedición Canarias 8.000, patrocinada por la Universidad de La Laguna, lograba el objetivo que desde meses se proyectaba. Los 8.035 metros del Gashebrum II en la cordillera del Karakorum fueron conquistados tras mucho esfuerzo, dedicación y sufrimiento, cuando apenas restaban tres días para que terminara el permiso de las autoridades pakistaníes.
El lagunero Juan Diego Amador se convirtió así en el primer canario que ha logrado dos cimas de ‘ocho mil’, tras convertirse en octubre del año pasado -en compañía del grancanario Javier Cruz- en el primero que llegaba a esa cota, tras superar la ascensión del Cho-Oyu (8.201), dentro de la expedición Seat Canarias-Himalaya 2002, en la que contó con la colaboración de los expertos montañeros Juanito Oiarzabal y Juan Vallejo, dentro de la dirección de Ángel Alonso.
En esta ocasión, la nueva expedición trataba de alcanzar la cima del G-II con una técnica tradicional, sin ayudas exteriores en el tramo final de la ascensión, que tuvo que retrasarse hasta ayer por el mal tiempo.
La expedición Canarias 8.000 contó con Pedro Millán como jefe de expedición; Porfirio Rodríguez, responsable de la página web de la expedición y de la recepción de las comunicaciones en Pakistán; Antonio López, José Rodríguez, Luis Adern y Jesús Cubillas.
Lo cierto es que ayer, cuando los permisos de estancia, expedidos por las autoridades pakistaníes, prácticamente caducaban, el grupo canario se encontró con un día despejado, todo lo contrario que cuando se quedaron a 400 metros de la gesta y retrocedieron en el camino por el mal estado de la climatología (fuerte viento y nieve). Pero Juan Diego Amador y el gijonés Luis Cubillas se llenaron de orgullo para coronar la decimotercera montaña más alta del mundo en dos horas y quince minutos. Luego sólo hubo tiempo para descender hasta los 5.800 metros y quedarse en un campo base para dormir y descansar.
La expedición Canarias 8.000 retornará a la Isla este próximo fin de semana, esperándosela para el sábado o el domingo en el aeropuerto de Los Rodeos.

Oiarzabal y Pasaban, también. Con anterioridad, los componentes de Al filo de lo imposible, Juanito Oiarzabal y Edurne Pasaban coronaban la cima del Gasherbrum o G-II. Eran las cinco de la mañana cuando se escalaba y llegaba a buen puerto.
En el caso de Oiarzabal es el decimoséptimo ‘ocho mil’ en su dilatada carrera como montañero, pese al fuerte viento reinante, lo que impidió al grupo abrir huella para lograr los 8.035 metros. Le queda el reto de igualar el récord del suizo Reinhold Messner, con 18. Para Edurne Pasaban se trata de su quinto ‘ocho mil’.
http://www.diariodeavisos.com/hoy/deportes/amoestejuego/21DEPOR09A.html















 



 


 | PORTADA CLUB  |  NOTICIAS |  HAZTE SOCIO | ESCALADA | 
MONTAÑA |   SENDERISMO | BICICLETA  | 
 | COMPETICIONES | SALIDAS | FORO  | ENLACES | GALERIA FOTOGRAFICA CORREO 

© To´Patrás 2003

clubtopatras@hotmail.com